sábado

EL MIEDO

Miedo. Miedo a los espacios abiertos, a los lugares en los que no puedes controlar lo que te puede pasar. Miedo a hablar en público, a que cientos de ojos te observen, pendientes de cualquier error que puedas cometer. Miedo a estar solo/a, sin nadie con quien compartir tu vida. Miedo a que tu pareja te deje, a perder su amor. Miedo a dar tu opinión por temor a la burla. Miedo a comprometerte y que suponga un cambio en tu vida, la vida que te gusta. Miedo a equivocarte, a tomar la decisión que no te conviene, ¡me he equivocado!, ¿y ahora qué hago?. Miedo a engordar y que entonces no gustes a los hombres. Miedo a ser una mala madre o un mal padre. Miedo …miedo…miedo. Aquello que provoca sufrimiento es evitado. ¿Puede alguien tener todos estos miedos?. Si…puede. ¿Cómo se siente alguien con todos estos miedos y que evita toda situación que se lo provoque? ¿cómo cree qué se siente?. Tal vez…¿asfixiada, atrapada, limitada, dominada, con un pésimo concepto de si misma?. No es necesario reunir todos esos miedos para sentirnos de esa manera, sólo basta con sufrir un miedo que no podemos permitirnos tener, para que comience el circulo vicioso. Tenemos miedo y buscamos la forma de evitar que se presente ese miedo. Con la evitación de aquello que nos da miedo, lejos de mejorar, empeora. Acabamos dominados por él y sientiéndonos mal con nosotros mismos porque necesitamos que desaparezca. Sin embargo, se puede superar hasta el miedo más intenso. De esto nos habla Giorgio Nardone en su libro “Más allá del miedo”. (Paidós). Sea cuál sea nuestro miedo, no es más que una creación de nuestra mente y si nosotros lo hemos creado, nosotros lo podemos hacer desaparecer. En este libro encontrará las claves para superar tu miedo.

4 comentarios:

Juan M. Vazquez e Idoya Jarabo dijo...

Un libro interesante y sencillo de leer. Precisamente ese intento de solución que nos dicta el sentido común (LA EVITACIÓN) es lo que perpetúa el miedo y rconvierte un miedo inicial en algo mucho más grave y con mayores consecuencias.
Recomiendo "No hay noche que no vea el día", tambien de Giorgio Nardone pero publicado en Herder.
Un saludo

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Hola. Como siempre, muy agradecidos por tu participación.
Un saludo

arturo goicoechea dijo...

El miedo es un estado imprescindible difícil de gestionar. Quizás le hemos perdido el respeto y hemos dejado de tenerle miedo.

Enhorabuena por el blog Jesús. Me gusta el estilo y el contenido

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Un honor. Se reciben tus comentarios con enorme satisfacción.
Saludos. Espero que sigamos conversando.